¿Quién carajo te crees que eres? niño de dulce cuna que te criaste COMO YO al calor de la lumbre, mecido sin prisas al albor de una vida que ha sido todo ventajas…

¿Qué te pasa? ¿Te embruteció tanta tibieza?

¿Cómo puedes, aferrado a la teta de la que no te desprendes reprochar necesidades ó restarle épica a la lucha sin fauces del que nació sin futuro..?

Tú, que has mirado COMO YO el mundo desde una boca sin hambre..

¿Qué carajo te ha blindado los ojos del pecho? ¿qué te ha malcriado el alma hasta hacerte incapaz de entender la sed que no tienes, el desprecio que no sufres, el peso que no arrastras o la talla que no vistes...?

Te hablo a ti, animal de carne y piedra que ensucias el mundo, que deshonras al hombre e interrumpes la magia, que te regodeas como un cerdo en tu charca de certidumbres, que no creces pero te alimentas del aire que me arrancas, que nos falta y que desperdicias escupiendo palabras vanas sobre la sagrada tierra que ni cosechas ni te incumbe..

Me averguenzas, hermano, adueñándote como un imbecil del suelo que pisas.

No mereces la sombra piadosa del árbol que te auspicia..

No mereces ni el respeto ni el silencio del hombre honrado y bueno que persevera en su camino mientras le observas ocioso a la orilla de su esfuerzo...subestimando su hazaña, banalizando el gesto del que avanza como puede caminando sin zapatos..

Tú, arropado hasta la copa, niño de piel fina, bicho sin modales, pura ingratitud..

¿cómo te atreves?

Tan obsceno en tu ignorancia, tan ridículo….tan innecesario.

Tú que juzgas y encaras al mundo desde la mirilla estrecha de tu propia vida, sin abrir la puerta, sin atender la voz del viento, de tus abuelos, de tus ancestros, de la tierra..

Esa sutil maquinaria que sin ruido arrasa, que sin rastro pisa, que sin aviso pasa y que sin pena destruye limpiamente toda la cosecha de este disciplinado corazón.


Esta mañana me atraganta el llanto al cruzarme con la sonrisa obstinada de SEGEN, que murió por desnutrición dos días después de desembarcar de uno de esos barcos de rescate cuyos tripulantes dignifican la especie. Nunca podré entender semejante grado de impiedad. Lloro. Shame on us.