YA SOLO SÉ DECIR HACIENDO. Desde este lado de la celosía, guardada de tus ojos, aprovecho este silencio para deslizar entre NOS una duda que no se despeja, una paradoja infantil en la que mi voluntad de entender se encalla. Hago mis cábalas, pero no atisbo orilla. Quedo varada en el hecho mismo, atrapada por los pies entre tu deseo incuestionable y mi innegable soledad. Me atraviesa la carne tu anhelo desesperado, se estrella contra mí una y cada vez en un gesto que en mi memoria alcanza el principio de los tiempos. ATIENDO TÚ SÚPLICA COMO UNA CONTRADICCIÓN también desesperante: LA DE AQUEL QUE SE DECLARA INCAPAZ DE RECIBIR LO QUE CON EMPEÑO PIDE. Y yo quedo desconcertada en medio de tanto amago, de tanto requiebro, de tanto derrape ciego.. Resentida mi voz, comprometido el arrojo con que me encomiendo al juego, abochornada por la inconsistencia de todo este circo.. Acumulas tantos nombres que puedo hacer estadística. "Intimidas”-sentencia históricamente cada NIÑO desenmascarado. "Impones"-concluye acobardado el LOBO, otrora feroz. Y yo me pregunto aturdida: cómo carajo es posible que cites una a una mis supuestas VIRTUDES como una jodida AMENAZA…?