Cuando NO me miro en los espejos soy menuda y delicada,

mis ojos son enormes, brillantes y expresivos...

y mi piel un lienzo claro, suave y luminoso a traves del que me transparento toda yo.

Cuando no me miro en los espejos soy una niña sin edad, una mujer sin edad, una criatura sana y eterna que deambula sin miedo al futuro o al pasado...

Y mi sonrisa es amplia y hermosa, trufada de excusas... irreversible.

Cuando no me miro en los espejos camino aguerrida y segura con mi penacho de ideas, rotunda.

y me enredo sin confusión en todos los cruces de miradas, y soy energía sin carne que la contenga...soy música...

y floto y me sacudo de la cordura la rigidez cartesiana.

Y abrazo las posibilidades, me levanto sin resaca, aprovecho los minutos restantes y creo...

Y las calles estan llenas de barrigas soleadas buscando refugio, encontrándolo.

Lejos de los espejos somos solo un halo irreverente de sensibilidad iluminando más o menos la vereda.

y soy menuda y delicada, y no pesan ni la culpa ni los remordimientos...

y me acomodo en las ternuras y devuelvo los favores, y entiendo las intenciones y jamás me siento sola.

Donde no hay espejos está la vida....con sus reuniones bulliciosas, sus carcajadas de sobremesa, sus espacios diáfanos...su horizonte de mar.

Donde no hay espejos no hay sillas vacías ni vacios crepuscularles...solo manos agarradas, estribillos, párrafos que estimulan a buscar otros párrafos, amigos...amantes rendidos.

Donde no hay espejos no hay normas trazadas con escuadra y cartabón, ni más reproches que besos, ni más miedo que esperanza.

Donde no hay espejos cabe el mundo... y sus paisajes singulares, y toda la fantasia elástica y magnifica que me arrima a lo que aún jamás miré.

Y los dibujos nacidos de la experiencia, y los ojos desnudos de prejuicios, y las conversaciones de té con alma, y los viajes de ida y vuelta, y el júbilo y las decisiones...

y yo y vosotros, sin espinas, frondosos, inmensos, reales...

Cuando no me miro en los espejos mis dedos encuentran el interruptor y no vacilo al pronunciarme...

Y me parezco más que nunca a mi y os reconozco.

Ante el espejo, al final: solo el reflejo...solo un reflejo...

Alguien de carne y hueso con el alma atada a una piedra.

Al final en el espejo solo esta mi reflejo...solo eso.



Suscríbete y recíbe mi próximo texto en tu email

__________________

Se dice HACIENDO.

Depredadora de verbo

transigente y copulatorio.

Adicta a la posibilidad.

DESOBEDIENTE.

" Tengo tanta gente dentro, tanta gente ruidosa y distinta, que es imposible ser a secas la que suscribe.
Soy a ratos un chico hipnotizado por la eficacia con que una mujer se maquilla sin espejo en el vagón del tren.
Soy la tendera joven de brazos firmes y manos curtidas que me parte la sandía en dos con una sonrisa traviesa... y la vieja extranjera que espera melancólica su turno.

Soy la cría que se aburre del verano en la parada del bus y los cangrejos capturados por el cubo rojo de un niño inmisericorde.
Soy esa tipa preciosa que justo se pierde en la esquina mientras camino en sentido contrario...y el chico que viste de pies a cabeza todas las ganas de besar del mundo.

Soy la madre del bebé simpático que me tiende la mano despistado por el ruido...y el tipo sucio y solitario a cuyos pies se arremolinan las palomas.

Soy la chavala que llora en la sala de espera mientras soba sin resuello la pantalla del móvil....y la que emerge de mí como un fantasma para acudir a abrazarla sin moverme del sitio.

Soy mucho rato el muchacho joven que camina con dificultad, convulsionándose casi a cada paso, grotesco...y soy también la asesina en serie de todas las miradas de compasión que despierta, incluida la mía.

Soy casi todos los ancianos del barrio, silenciosos y resignados.. y la puta desafiante que me devuelve como un boomerang la mirada, tirándomela encima como un café caliente.

Soy el escritor de la novela que leo aborrecida y la mujer que se siente insignificante junto al marido que me mira sin rastro de verguenza. De hecho soy mucho más ella que yo misma, y puedo detestarme desde sus ojos mientras la miro de lleno, sin parpadear, ajena al imbécil que la acompaña.

Soy el hermano mayor que no logra recuperar la atención destinada al bebé rollizo que la madre mira embelesada...y la señora clonada sin rastro de identidad que nadie mira porque no existe.
Soy mi padre mientras siento el mar mojarme las pantorrillas.

Soy un dial de radio que no acaba de sintonizar nada pero que repasa sin descanso toda la programación, un millón de conversaciones interrumpidas, el sonido desordenado de la vida de los otros haciendo eco en un cuerpo deshabitado."
 

- Andri Castillo Söderström

__________________

all material on this website - including texts, images and videos* - are the sole property of Andri Castillo Söderström - copyright 2020

*unless specified

0