CIERRO TU BOCA DE UN PORTAZO

PODRÍA CERRARTE LA BOCA DE UN PORTAZO, siempre fui diestra con las palabras. DECIRte HACIENDO es, sin embargo, la única lección que funciona: Ser mi discurso. Defiendo cada coma del relato y no me cuesta la vida... porque es de mi puño y letra lo que PIENSO es de mi puño y letra lo que SIENTO y es de mi puño y letra lo que DIGO. Soy previsible: RESPETO y no puedes esperar de mí cosa distinta. Con firmeza se sostienen a estas alturas todos mis te quieros. Y no se me ocurre mejor manera de cerrarte la puta boca.