Distingo el movimiento eléctrico de algo vivo atravesar la cubeta y retiro por instinto la mano del grifo. Vislumbro una sombra minúscula y escurridiza escondiéndose entre los platos sucios de la última cena. Levanto un vaso y me encuentro con ella.

Al saberse descubierta gira el pescuezo y me mira directamente a los ojos, fijamente, como si supiera que de mi reacción y de sus reflejos depende su suerte. También yo la miro un buen rato sin moverme del sitio. Sopeso la estrategia, arrimo la mano, reculo un par de veces y finalmente agarro un trapo. Evitar el contacto directo con su piel nos aligera a las dos el trance.

Con sumo cuidado la traslado al pollete de madera maciza que bordea el balcón. Se aferra rápidamente a la superficie, avanza un buen trecho, para un rato, reanuda el paso y de pronto, contra todo pronóstico, se despeña varanda abajo en la siguiente esquina.

Nunca había visto a una lagartija caer al vacío. Pensé que estaban diseñadas para abrocharse a la vida. Una idea me asalta: ha muerto de MIEDO. Imagino el estrés del animal, la amenaza incierta de mi sombra merodeando su cielo, su cuerpo, su corazón. La sombra proyectada de un objeto puede ser mucho más alta que el objeto en sí. El miedo multiplica la talla de todos los riesgos, y a veces para entender la verdadera escala de nuestros temores solo hay que ponerse de pie y comprobar que miden la mitad. El miedo puede llenar de señales de alarma un panorama exento de peligros. Exacerba inseguridades, nos siembra de dudas, alimenta suspicacias, altera la perspectiva y nos hace perder la objetividad. Tb puede secuestrarnos, defendernos de un mal que no existe y llenarnos de ansiedad ante la mera hipótesis o una remota posibilidad. Es el covid19 la mayor amenaza para nuestras vidas? Tengo mis dudas. En cualquier caso vivir en pánico ni soluciona ni ayuda. Los inputs que recibimos a diario son alarmistas y provocan una profunda sensación de impotencia, desesperanza y vulnerabilidad. El miedo inflama, enferma, debilita, aliena e inhabilita. Formatea nuestra mente hasta convertirnos en rehenes de un espejismo, de una vida sin ventanas. Despojados de confianza sólo somos globos al aire. Súbditos. Sin rastro de autonomía, criterio o amor propio somos becerros pastoreados por un mercado feroz, consumidores obnubilados, sujetos sin voz. Y ahora estamos menos que nunca en nuestras manos. Entrenados en la obediencia, ponemos nuestra sagrada vida al servicio de un capital, de un interés, de una estrategia. Y no queda NADIE en pie dentro de UNO MISMO que se acuerde de honrar el tiempo y las posibilidades con que fuimos bendecidos al nacer. Atemorizados somos solo pasto, ganado consumiendo ganado, vacas locas en el futuro plato de un depredador desdentado que ya no siente ni padece. Resuena en mi cabeza un refrán mexicano: “Si te toca, ni aunque te quites.. Si no es tu momento, ni aunque te pongas” QUÉ estamos dispuestos a sacrificar para no morir…? LA VIDA MISMA? qué eliges: AMOR o MIEDO? No existen más opciones. No es mejor morir que vivir aterrorizado? Mi amor acunó a mi padre en aquellos dias aciagos y eternos de hospital. Aprendí los misterios de la alquimia del amor...lo paliativo que puede ser la presencia consciente, el calor de unas manos o la ternura de una voz. El valor de un susurro en la oreja dormida de mi padre ausente. No es precisamente la eficacia del amor lo que hay que subestimar. Nada nunca me consoló más y mejor que los dedos analgésicos de mi madre recogiendo sin descanso el mismo desordenado mechón. Nada me protege de morir, pero este amor desencadenado y lúdico es un homenaje a la vida, una decisión. Cumplo 42 años en México, en plena cuarentena, confinada con la horma de mi zapato. Soy la mujer pronosticada? soy la mujer que auguré? Solo sé que soy de largo la versión más habitable de todas las mujeres que fui hasta el dia de hoy. Y elijo AMOR.


Suscríbete y recíbe mi próximo texto en tu email

__________________

Se dice HACIENDO.

Depredadora de verbo

transigente y copulatorio.

Adicta a la posibilidad.

DESOBEDIENTE.

" Tengo tanta gente dentro, tanta gente ruidosa y distinta, que es imposible ser a secas la que suscribe.
Soy a ratos un chico hipnotizado por la eficacia con que una mujer se maquilla sin espejo en el vagón del tren.
Soy la tendera joven de brazos firmes y manos curtidas que me parte la sandía en dos con una sonrisa traviesa... y la vieja extranjera que espera melancólica su turno.

Soy la cría que se aburre del verano en la parada del bus y los cangrejos capturados por el cubo rojo de un niño inmisericorde.
Soy esa tipa preciosa que justo se pierde en la esquina mientras camino en sentido contrario...y el chico que viste de pies a cabeza todas las ganas de besar del mundo.

Soy la madre del bebé simpático que me tiende la mano despistado por el ruido...y el tipo sucio y solitario a cuyos pies se arremolinan las palomas.

Soy la chavala que llora en la sala de espera mientras soba sin resuello la pantalla del móvil....y la que emerge de mí como un fantasma para acudir a abrazarla sin moverme del sitio.

Soy mucho rato el muchacho joven que camina con dificultad, convulsionándose casi a cada paso, grotesco...y soy también la asesina en serie de todas las miradas de compasión que despierta, incluida la mía.

Soy casi todos los ancianos del barrio, silenciosos y resignados.. y la puta desafiante que me devuelve como un boomerang la mirada, tirándomela encima como un café caliente.

Soy el escritor de la novela que leo aborrecida y la mujer que se siente insignificante junto al marido que me mira sin rastro de verguenza. De hecho soy mucho más ella que yo misma, y puedo detestarme desde sus ojos mientras la miro de lleno, sin parpadear, ajena al imbécil que la acompaña.

Soy el hermano mayor que no logra recuperar la atención destinada al bebé rollizo que la madre mira embelesada...y la señora clonada sin rastro de identidad que nadie mira porque no existe.
Soy mi padre mientras siento el mar mojarme las pantorrillas.

Soy un dial de radio que no acaba de sintonizar nada pero que repasa sin descanso toda la programación, un millón de conversaciones interrumpidas, el sonido desordenado de la vida de los otros haciendo eco en un cuerpo deshabitado."
 

- Andri Castillo Söderström

__________________

all material on this website - including texts, images and videos* - are the sole property of Andri Castillo Söderström - copyright 2020

*unless specified

0