AGUA FRESCA Y AMOR

"Agua fresca y amor"- dice él con la serenidad desarmante de quién sabe la verdad.

"Agua fresca y amor"-brindo yo con una paz que no existe y que se ha instalado en mi alma desafiando todo lo que yo había aprendido.

No lo vi venir. No lo vi llegar. No esperaba ya algo tan completo.

Caminan en sus pies todas las criaturas que yo he amado, reconozco en sus ojos todas las miradas...es todos los hombres y todos los niños.

Los contiene a todos y no se parece a nadie.

Observo extasiada el espectáculo de ver moverse delante de mí a un animal imponente y único. Encarna sin esfuerzo todo lo que amo y admiro. No hay rastro de vanidad, artificio o pretensión en la senda o el alma de esta bestia cargada de belleza y talento; sólo generosidad, humildad y sabiduría. Siglos de experiencia, viajes y amor.

La naturalidad se ha apoderado del mundo. Del mío. Del nuestro.

Solo "Agua fresca y amor” susurra mi hombre desde una desnudez más absoluta que yo haya conocido, “solo agua fresca y amor”, refrendo y secundo con un voz nueva que no había escuchado jamás.

No había siquiera pronunciado su nombre cuando con la segunda luna cesó cualquier resistencia y supe que la magia nos había escogido.

Lloramos de sorpresa y de alegría.

Camino de su mano con la fuerza de un centauro y él camina de la mia como si no existiera otra manera.

No hay fisuras ni descuadre ni mal ángulo...solo sonrisas e impulso...

y una paz sobrehumana, inhumana, total.

No se asoma a sus ojos nadie desconocido, las palabras se deslizan por primera vez entre nosotros con la espontaneidad de quien retoma una conversación.

No cuestiono el milagro, no cuestiono la magia, no cuestiono la manera…

Llegué a esta tierra sintiendo que atravesaba un vórtice.

No le vi venir, no lo vi llegar...

no esperaba ya pero reconocí al instante su apabullante falta de miedo.

Besa mis pies, lame mi cicatriz y me bebe hasta la última gota.

con extraordinaria sencillez este hombre grande se arrodilla y me devuelve con un solo gesto todo el amor sacrificado.

Levito y no me contengo. Me asombra su temperatura.

Celebro como una cría su sonrisa espléndida, honra con la rotundidad de un dios la excitación de mi cuerpo.

Hay devoción infinita en todas sus maneras.

Tengo la convicción de estar ante alguien valiente.

Le atraviesa la cara un hombre del desierto, se alternan en su mirada un negro y un vikingo...auna la sofisticacción de la persona que ha explorado y ha entendido con la naturalidad y el instinto de un distinguido animal.

"pase lo que pase, ya ha pasado" me digo….

pase lo que pase, acabamos de suceder:Ilustres salvajes, forasteros y forajidos.

Nos aleja de la senda el mismo entusiasmo, nos alienta a superarnos identica vocación:

amar, bailar, crear y saltar las verjas... reflexionar el camino y asumir el riesgo de experimentar esta otra verdad tan fresca y elástica, más alineada con un destino que no elige nadie más.

Tengo 42

años y estoy profundamente enamorada de un hombre que se merece toda la siembra. También yo merezco la gloria bendita de su cabeza poblada, el sustento de su verbo, el acicate de su pasión…

Y celebramos como críos la fuerza con que se manifiesta, la templanza de este amor que no sabe de ansiedades ni dudas, la certeza de que todo juntos nos parece mejor…

Tengo suerte, tambien fé en la belleza.

Os deseo lo mismo.

Amar asi es un honor.


Suscríbete y recíbe mi próximo texto en tu email

__________________

Se dice HACIENDO.

Depredadora de verbo

transigente y copulatorio.

Adicta a la posibilidad.

DESOBEDIENTE.

" Tengo tanta gente dentro, tanta gente ruidosa y distinta, que es imposible ser a secas la que suscribe.
Soy a ratos un chico hipnotizado por la eficacia con que una mujer se maquilla sin espejo en el vagón del tren.
Soy la tendera joven de brazos firmes y manos curtidas que me parte la sandía en dos con una sonrisa traviesa... y la vieja extranjera que espera melancólica su turno.

Soy la cría que se aburre del verano en la parada del bus y los cangrejos capturados por el cubo rojo de un niño inmisericorde.
Soy esa tipa preciosa que justo se pierde en la esquina mientras camino en sentido contrario...y el chico que viste de pies a cabeza todas las ganas de besar del mundo.

Soy la madre del bebé simpático que me tiende la mano despistado por el ruido...y el tipo sucio y solitario a cuyos pies se arremolinan las palomas.

Soy la chavala que llora en la sala de espera mientras soba sin resuello la pantalla del móvil....y la que emerge de mí como un fantasma para acudir a abrazarla sin moverme del sitio.

Soy mucho rato el muchacho joven que camina con dificultad, convulsionándose casi a cada paso, grotesco...y soy también la asesina en serie de todas las miradas de compasión que despierta, incluida la mía.

Soy casi todos los ancianos del barrio, silenciosos y resignados.. y la puta desafiante que me devuelve como un boomerang la mirada, tirándomela encima como un café caliente.

Soy el escritor de la novela que leo aborrecida y la mujer que se siente insignificante junto al marido que me mira sin rastro de verguenza. De hecho soy mucho más ella que yo misma, y puedo detestarme desde sus ojos mientras la miro de lleno, sin parpadear, ajena al imbécil que la acompaña.

Soy el hermano mayor que no logra recuperar la atención destinada al bebé rollizo que la madre mira embelesada...y la señora clonada sin rastro de identidad que nadie mira porque no existe.
Soy mi padre mientras siento el mar mojarme las pantorrillas.

Soy un dial de radio que no acaba de sintonizar nada pero que repasa sin descanso toda la programación, un millón de conversaciones interrumpidas, el sonido desordenado de la vida de los otros haciendo eco en un cuerpo deshabitado."
 

- Andri Castillo Söderström

__________________

all material on this website - including texts, images and videos* - are the sole property of Andri Castillo Söderström - copyright 2020

*unless specified

0