ABRE TUS FRONTERAS

Siento compasión por la gente impermeable que no es capaz de comprender y por tanto disfrutar de la sensual diferencia, de la exuberancia del mundo, de sus aderezos varios, de su roce y de la fiesta. Siento compasión por los que solo se sienten seguros enrocados en los límites de lo que conocen, rehenes de sus prejuicios, envenados por la voz sin alma de los odiadores, condenados a vivir en una realidad intoxicada y claustrófica en la que jamás podrán brotar las flores. Beso la boca del mundo, me enredo orgullosa en esta jugosidad magnífica. Reivindico la tierra abierta, el nomadismo, el mestizaje, el VIAJE como escuela sagrada, los pies sin patria, el savoir faire y la elegancia que solo da la vida cuando uno ha respirado el aire de otras bocas, de otras experiencias, de otras voces distintas e indispensables.... Pura cultura, pura ciencia, sabiduría neta para encarar esta aventura con desparpajo y sentido. Me pregunto perpleja qué carajo te hace sentirte dueño del suelo que pisas, ese que tampoco es mío. Qué iluso pretender apropiarse del mar, frenar las mareas, gobernar a las gaviotas, contener la evolución, el movimiento...condenar el camino... Qué ridículo ignorar el instinto y el destino del hombre.. Oxigena tu mente y abre tus fronteras, al otro lado estamos los demás. Ni más ni menos.